El Instituto Mexicano del Seguro Social, señaló que los niños y personas de la tercera edad son los más propensos a sufrir de un golpe de calor, ya que la capacidad de sudar es menor, por lo tanto, los jóvenes y adultos cuentan cómo mayor resistencia y facilidad de aclimatarse, incluso realizando actividades físicas a pleno sol.
Los efectos de exposición prolongada al calor, sobre todo a las personas que se exponen directamente a la luz solar, provocan deshidratación, lo que incita la disminución de la presión pudiendo provocar un desmayo.
Algunas de las recomendaciones que emitió la Institución son beber al menos dos litros de agua, evitar la exposición al sol, usando ropa ligera, gorra, visera o sombrilla; además prescindir de realizar actividades físicas a pleno sol.
Igualmente exhortó a las personas evitar consumir bebidas alcohólicas y alimentos grasos, ya que provocan más calor y en el caso del alcohol deshidrata el cuerpo.
Redacción Formato 21
Foto: IMSS

Comentarios