La mejor manera de cuidar al cerebro es mantenerlo estimulado, destacó Luis Tovar y Romo, investigador del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM.
Y para ello recomendó, en especial a los jóvenes, leer, aprender idiomas, hacer ejercicio y escuchar música, pero también despegarse un poco del teléfono y de otros dispositivos electrónicos.
En la charla “¿Qué pasa cuando las neuronas se mueren?”, efectuada en el marco de la Semana del Cerebro 2018 que organiza el Instituto de Fisiología Celular, el académico resaltó que esas células nerviosas se comunican unas con otras, y cuando lo hacen establecen redes que a su vez forman circuitos que integran la estructura fisiológica que permite generar ideas, conceptos, almacenar memorias y llevar a cabo procesos autonómicos, como la respiración.
Pero aclaró que esas células no son inmortales, sino susceptibles a diversos daños, y cuando mueren muchas, en regiones particulares o en poblaciones selectivas, hay consecuencias muy graves.
Tovar y Romo explicó que la especificidad de esas células depende de la región en donde se ubiquen, y si son dañadas se generarán ciertas patologías o se perderán funciones, como ocurre en el caso de las enfermedades de Alzheimer, Parkinson o Huntington.
El investigador de la UNAM agregó que hay mecanismos celulares y moleculares que permiten al cerebro recuperarse hasta cierto grado de las funciones perdidas, pero aún no se entienden del todo y ésa es la principal línea de investigación de su laboratorio.
 

Redacción Formato 21

Foto Gaceta UNAM

Comentarios