Después de los peores disturbios en París en décadas, el presidente francés Emmanuel Macron eliminó un aumento al impuesto del combustible, ante temores de nuevos actos de violencia y después de semanas de protestas a nivel nacional.
Algunos manifestantes celebraban la victoria, aunque otros dijeron que la medida de Macron llegó demasiado tarde y que ya no es suficiente para apaciguar el creciente enojo en su contra, y a quien acusan de desconocer los problemas de la gente ordinaria.
Macron decidió deshacerse del impuesto planeado para el próximo año, y el primer ministro Edouard Philippe dijo a los legisladores que el impuesto ya no está incluido en el presupuesto de 2019.
La decisión ha tenido impacto más allá de Francia, ya que el aumento al impuesto del combustible fue parte de los esfuerzos de Macron por reducir la dependencia de Francia a los combustibles fósiles a fin de disminuir los gases de efecto invernadero y desacelerar el cambio climático.
El presidente de Estados Unidos Donald Trump publicó en Twitter que la decisión de Macron de retrasar el aumento al impuesto del combustible indica que el líder francés no cree en el acuerdo climático global de París 2015.
 

Redacción Formato 21

Foto: @EmmanuelMacron [1]

[1] https://twitter.com/EmmanuelMacron

Comentarios