Los relatores de libertad de expresión de la ONU y la CIDH coincidieron en que México enfrenta un problema de violencia estructural, que afecta el trabajo de los periodistas, que en algunos casos han sido desplazados y en otros viven atemorizados por las amenazas y casos de agresión y desapariciones, que algunas veces provienen de colusión entre el crimen organizado y autoridades.
Al presentar las conclusiones preliminares de una visita de 5 días por diversos estados del país, los relatores consideraron que aunque se han construido instituciones como la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos vs la Libertad de Expresión y se puso en marcha un mecanismo de protección no han dado los resultados esperados, pues la agresiones, desapariciones y asesinatos continúan.
Con información de Yadira Rodríguez

Foto: AP

Compartir

Comentarios