La capital rusa se ve seriamente afectada por la mayor tempestad de nieve jamás registrada, con una temperatura de 13 grados bajo cero y numerosos embotellamientos.
Los aeropuertos de Moscú cancelaron cientos de vuelos, debido a la nieve.
El vicealcalde, Piotr Biriukov, dijo que es la primera vez en 100 años que tienen tanta nieve, y destacó que la intensidad de las nevadas complica el trabajo de los empleados viales.
Ante el pronóstico de que podrían caer 23 centímetros de nieve, las autoridades exhortaron a los moscovitas a no circular en automóvil y cerraron las escuelas.
780 personas fueron atendidas este lunes en el centro de Rusia tras haber quedado atrapadas en sus vehículos sepultados por la nieve.
Redacción Formato 21
Imagen: AP

Compartir

Comentarios