A partir de este 6 de marzo, en Francia costarán caro los gestos impropios, silbidos y comentarios obscenos en el espacio público.
El vocero del gobierno francés Benjamin Griveaux, anunció que se pagarán 90 euros de multa por acoso sexual en las calles o en el transporte público.

El funcionario señaló que se debe poner fin a este tipo de conductas, al recordar que “en Isla de Francia, la región parisina, el 90 por ciento de las mujeres que utilizan el transporte público consideran que han sido víctimas de violencia física o verbal, o de algún tipo de acoso”.
La multa de entre 90 a 750 euros dependerá de la rapidez con la que el agresor pague la infracción, que sancionará “cualquier propuesta, comportamiento o presión de índole sexista o sexual” en el espacio público.
Griveaux admitió que el gobierno está “consciente” de la dificultad que supone constatar un delito en flagrancia, pero sostuvo que esta medida “es mejor que nada”.

Otros países europeos, como Bélgica o Portugal, han intentado sin éxito aplicar multas similares contra el acoso callejero. Pero el portavoz del gobierno francés estima que se puede “aprender de estos intentos fallidos”.
Redacción Formato 21

Foto AP

Comentarios