El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y el alcalde de la ciudad japonesa, Tomihisa Taue, encabezaron la ceremonia para conmemorar el 73 aniversario de la segunda bomba atómica arrojada por Estados Unidos sobre Japón, durante un ataque que marcó el final de la Segunda Guerra Mundial.
En su oportunidad, el titular de la ONU señaló que el temor a una guerra nuclear sigue presente 7 décadas después de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, situación que no debería repetirse.
También expresó su preocupación por la lentitud de los esfuerzos de desnuclearización y añadió que los estados con poder nuclear están modernizando sus arsenales.
Pese a ser el único país del mundo que sufrió ataques nucleares, Japón no ha firmado el tratado por su sensible posición como aliado de Estados Unidos, protegido por su paraguas nuclear.
Por su parte, el alcalde de Nagasaki se pronunció porque el gobierno japonés realice más acciones para encabezar el desarme, especialmente en la región, ayudando a conseguir resultados en los esfuerzos para la desnuclearización de la Península de Corea.
Redacción Formato 21
Foto: AP

Comentarios