Académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México aseguran que los niños son las principales víctimas de intoxicación por el plomo.
Tomás Torres Zepeda especialista en pediatría de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la UNAM, dijo que en México casi se ha logrado erradicar el uso de pigmentos, pinturas y arenas con este elemento con las que se fabricaban utensilios de cocina o se decoraban artesanías.
Sin embargo, alertó que sigue presente en combustibles, y en la industria minera nacional si hay intoxicación por la respiración de las gasolinas.
Aseguró que, aunque existen gasolinas con menos plomo, en el momento en que se han hecho las mediciones de la absorción por respiración, se ha comprobado que influye mucho la altura del piso hacia la nariz y el deterioro más grande se observa en niños por su estatura, porque el plomo se va concentrando en las partes bajas del aire.
Aseguró que cuando la intoxicación está iniciando, es posible la recuperación total de la persona, pero cuando es una intoxicación severa causa mucho daño, porque no hay forma eficaz para extraer este metal del organismo.
Dijo que la intoxicación por plomo puede ocasionar en las personas problemas de comportamiento, falta de atención, bajo rendimiento escolar, agresividad, estreñimiento, anemia, dolor y cólicos abdominales, pérdida de la audición, dificultad para dormir, irritabilidad, dolores de cabeza y daño renal, entre otras afecciones.
Foto: UNAM

Redacción Rosario González.

Compartir

Comentarios