El destituido presidente catalán anunció que permanecerá en ese país europeo hasta tener seguridad jurídica.
En conferencia de prensa, reiteró que no se dará por vencido y continuará trabajando por la independencia de la comunidad autonómica española.
El líder independentista se dijo víctima de un “deseo de venganza” de Madrid y denunció lo que considera una “politización de la justicia española”.
“No hemos abandonado el gobierno. Estoy convencido de que, si hubiera permanecido en Barcelona, habría una nueva oleada de violencia de parte del gobierno español y no quería infligir eso a mi pueblo”, dijo Carl Puigdemont, destituido el 27 de octubre como presidente tras declarar la independencia de Cataluña.
Aseguró que no pretende huir a la acción de la justicia, pero se dijo convencido de que su juicio en España no sería justo.
Reiteró que el gobierno regional catalán siempre ha estado abierto al diálogo “franco”, pero el gobierno de Mariano Rajoy prefirió ignorar el problema y responder con la represión.
Como parte de la aplicación del artículo 155 instruida por el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, el Tribunal Constitucional suspendió cautelarmente este martes, la declaración de independencia de Cataluña.
El tribunal dio 24 horas de plazo al Parlamento catalán para que presente sus alegatos.

Redacción Formato 21
Foto: eldiario.es

Comentarios