En su último día de visita a Perú, el papa Francisco afirmó que el caso de sobornos y corrupción de Odebrecht es simplemente una anécdota chiquita, de la realidad de corrupción que azota al continente.
El pontífice dijo a los obispos peruanos: “No descuidemos el futuro de la dirigencia de los pueblos. Si sólo entienden el lenguaje de la corrupción, estamos fritos”, después afirmó que la política está muy enferma en América Latina.
Finalmente preguntó a los obispos: “¿qué le pasa a Perú que cada presidente lo meten preso? Humala está preso, Toledo está preso, Fujimori estuvo preso hasta ahora, Alan García está en ese intento que entro y no entro, dijo, enumerando a varios de los exmandatarios del país.
Ésta no es la primera vez que Francisco evoca la corrupción política como un mal, no sólo en este viaje sino a lo largo de su papado.
Redacción Formato 21.
Foto: AP

Compartir

Comentarios