A fin de impulsar la reconciliación de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro, ofreció este jueves la liberación de opositores acusados de violencia política durante las protestas que dejaron unos 200 muertos desde 2014.
Tras jurar como presidente reelecto para el período 2019-2025, sin precisar cuántos detenidos podrían beneficiarse, el mandatario aclaró que la decisión excluiría a quienes “hayan cometido graves crímenes o asesinatos”.
Para ello, Maduro dijo haber presentado una propuesta ante una Comisión de la Verdad creada por la propia Constituyente para “superar las heridas que dejaron las protestas violentas, las conspiraciones”.
“Quiero una política de pacificación, de reencuentro, de reunificación y de reconciliación”, añadió Maduro.
Los hechos de violencia en manifestaciones han tenido dos puntos desde que Maduro tomó el lugar, en abril de 2013, del fallecido ex presidente Hugo Chávez (1999-2013).
En 2014 protestas convocadas por el dirigente opositor Leopoldo López, en arresto domiciliario, dejaron 43 fallecidos. En 2017, una nueva ola de movilizaciones derivó en unos 125 muertos.
La oposición, en ambos casos, denunció una “salvaje represión” contra manifestantes por parte de militares y policías. Maduro y altos funcionarios, en contraste, acusaron a sus adversarios de promover disturbios para desestabilizar al gobierno.
Redacción Formato 21

Imagen TW Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela

Compartir

Comentarios