De forma sorpresiva, el pontífice salió a pie desde la Casa Santa Marta, su residencia en el Vaticano, y se trasladó a la Plaza de San Pedro, para ingresar en la estructura conocida como presidio sanitario solidario.
La carpa se instaló toda ésta semana con varios consultorios en los que se ofrece atención médica a pobres e indigentes.
La presencia del obispo de Roma provocó emoción y entusiasmo entre los presentes, no sólo los pobres y sin techo que de inmediato lo rodearon, sino también entre los doctores, las enfermeras y los voluntarios.

El líder católico saludó de mano a cada uno de los indigentes, entregándoles un rosario bendecido e intercambiando algunas palabras. Después saludó a los voluntarios y a los médicos.

Durante la visita el Papa Francisco estuvo acompañado por el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización del Vaticano, Rino Fisichella.

Al término de la visita, el Papa regresó a pie a la Casa Santa Marta.
Redacción Formato 21
Foto: AP

Compartir

Comentarios