Paul McCartney fue uno de los elegidos para recibir el premio israelí Wolf en Música y Ciencias, que se anunció en Jerusalén en una ceremonia encabezada por el presidente de dicho país, Reuven Rivlin.
El jurado destacó “la contribución fundamental a la música en la época moderna” del exintegrante de los Beatles.
 
“Tocó los corazones de todo el mundo, tanto como un beatle como en sus trabajos posteriores, incluidos The Wings. Como todo gran arte, sus canciones van más allá de su tiempo”, destacó el jurado.
 
Aseguró que sus canciones se cantarán y disfrutarán mientras haya seres humanos que levanten sus voces. El músico compartirá el galardón en la categoría de Música con el director de orquesta Adam Fischer.
 



 

Comentarios