Este domingo, el papa Francisco bautizó a 34 bebés en una ceremonia en la espléndida Capilla Sixtina, e instó a los padres a asegurarse de que en sus casas se habla el idioma del amor.
Bajo los frescos pintados por Miguel Ángel, los padres, algunos acompañados de otros hijos pequeños, llevaron a 18 niñas y 16 niños ante el pontífice para una ceremonia anual.
Francisco hizo el signo de la cruz en la frente de cada niño y ayudó a los hermanos mayores a hacer lo mismo con sus hermanos. También recitó el nombre de cada bebé y derramó agua bendita sobre la cabeza de cada uno.
El Papa indicó a los padres que tienen la tarea de pasar su fe católica a sus hijos, e hizo hincapié en que la transmisión de la fe ocurre sólo a través del diálogo en la familia.
El Pontífice también dijo a las madres de los pequeños que podían sentirse libres de amamantar a los bebés ahí si tenían hambre.
En algunos países, las mujeres aún enfrentan gestos de disgusto por amamantar a sus hijos en público.
Redacción Formato 21.
Foto: AP

Compartir

Comentarios