Las condiciones de pobreza, desigualdad e inseguridad, influyeron en resultados menores en la prueba Planea aplicada a estudiantes de tercero de secundaria, en Lenguaje y Comunicación, así como matemáticas.
De acuerdo a los resultados, seis de cada 10 alumnos de tercero de secundaria apenas pueden resolver problemas que implican comparar o realizar cálculos con números naturales; es decir, tienen un aprendizaje insuficiente de matemáticas.
La prueba muestra que la educación no está alcanzando su cometido de romper la transmisión de pobreza de padres a hijos, mientras que la brecha entre los logros de las escuelas comunitarias y las privadas se amplió, al comparar las pruebas hechas en 2015 y 2017.
En ese marco, el presidente de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Eduardo Backhoff, señaló que la prueba muestra que los estudiantes indígenas obtienen menor aprendizaje que los no indígenas.
Destacó que hay indígenas en escuelas privadas que abonan a los buenos resultados, por lo que se piensa que no es el origen de los estudiantes, sino las condiciones que tienen para aprender, lo que influye en su desempeño.
El trabajo infantil sigue provocando menores niveles de aprendizaje, pero aquellos estudiantes que ayudan en labores del hogar tienen un mejor aprovechamiento.
Por género, señaló que las mujeres obtuvieron mejor aprovechamiento en Lenguaje y Comunicación, mientras que los hombres ligeramente mejor en matemáticas.
La prueba no incluyó a Chiapas, Oaxaca y Guerrero, porque no hubo las condiciones para aplicarla.
Al comparar entidades, se observa que Sonora tuvo un gran avance, mientras Zacatecas y Tamaulipas, tuvieron descensos importantes.
Con información de Daniel Rosas.
Foto: TW/@INEEmx

Compartir

Comentarios