En el año 2030, 40 millones de personas que padecen diabetes se quedarán sin insulina, el vital medicamento para su enfermedad, revelan científicos británicos.
En una investigación publicada en la revista Lancet Diabetes and Endocrinology se informó que la falta de la sustancia producida por el páncreas, encargada de regular la cantidad de glucosa de la sangre, afectará principalmente, a los pacientes de África, Asia y Oceanía.
El estudio advierte que a medida que el número de personas que viven con diabetes sigue aumentando, el acceso a la insulina necesaria para satisfacer la creciente demanda se reducirá.
La diabetes, que puede provocar ceguera, insuficiencia renal, problemas cardíacos, dolor neuropático y amputaciones, afecta actualmente al 9 por ciento  de los adultos en todo el mundo, un aumento del 5 por ciento  en comparación con los niveles de 1980.
Los investigadores afirman que la demanda de insulina necesaria para tratar efectivamente la diabetes tipo 2 aumentará en más del 20 por ciento  en los próximos 12 años, pero la sustancia estará fuera del alcance de la mitad de los 79 millones de diabéticos que la necesitarán en el año 2030.
Redacción Formato 21
Foto: diabetes.org

Compartir

Comentarios