Científicos del Instituto de Energías Renovables propusieron modificar la infraestructura de los invernaderos para que sirvan como secadores solares de alimentos, flores y plantas medicinales.
El método de los especialistas de la UNAM para aprovechar este tipo de espacios que en promedio 75 por ciento han sido abandonados, consiste en la captación y acumulación de energía solar, pues además de ser útil como secador solar, puede climatizar los cultivos.
Isaac Pilatowsky, investigador del IER, explicó que se hace una especie de invernadero por donde circula el aire, que también puede ser calentado de manera externa con la radiación para ser usado dentro de la cámara de deshidratación.
Dijo que pretender llevar esta tecnología al campo y adaptarla a los requerimientos de cada lugar.
Redacción Formato 21
Foto: UNAM

Compartir

Comentarios