Aunque la senadora y próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, enlistó en la gaceta parlamentaria la presentación de una iniciativa para regular la mariguana con fines lúdicos, comerciales, medicinales y científicos, decidió no presentarla ante el pleno de la cámara baja.
En el documento, Sánchez Cordero enfatizó que el modelo que se propone es un punto medio entre prohibición absoluta y libre mercado, al permitir el comercio legal regulado y monitoreado en toda la cadena de valor.
La iniciativa despenaliza toda la cadena desde la siembra hasta la comercialización e incluso permite fumar marihuana espacios públicos, excepto aquellos 100% libres de humo de tabaco.
Asimismo, la propuesta por la que se expide la Ley General para la Regulación y Control de la cannabis permite la siembra, cultivo, cosecha y aprovechamiento de hasta 20 plantas para uso personal, siempre y cuando no se sobrepasen los 480 gramos por año.
Las plantas deberán registrarse ante el Instituto Mexicano de Regulación y Control de cannabis, que será el responsable de crear un padrón y registro de volúmenes de producción, así como de determinar los impuestos por compra y venta de cannabis y sus derivados.
También se permite la creación de cooperativas, que podrán tener entre dos y 150 socios, y podrán dedicarse a la producción de cannabis y sus derivados, aunque sólo podrán proveerla a sus integrantes, que deberán ser mayores de edad.
Con información de Yadira Rodríguez
Foto: Archivo F21

Compartir

Comentarios