Se cumple el tercer sábado de protestas en Francia con miles de manifestantes furiosos por el alza de los impuestos, con saldo de 107 detenidos.
De nueva cuenta, como ha ocurrido en semanas anteriores, los inconformes se enfrentaron con la policía que levantó barricadas en las calles del centro de París, mientras los manifestantes encendieron fuego, arrojaron piedras a los agentes y pintaron grafitis en el Arco del Triunfo.
Al contingente de los denominados chalecos amarillos”, se sumaron inconformes cubiertos con capuchas negras.
La policía lanzó gases lacrimógenos y utilizó cañones de agua para contener a los manifestantes, cerca de los Campos Elíseos. Los inconformes respondieron arrojando piedras, palos y todo tipo de objetos.
Otros retiraron las barreras que protegían la Tumba del Soldado Desconocido de la Primera Guerra Mundial para entonar La Marsellesa, el himno nacional de Francia.
Las autoridades movilizaron a unos 5 mil agentes tan sólo en la ciudad de París para tratar de contener las protestas.
El primer ministro francés, Edouard Philippe, afirmó que algunos manifestantes atacaron con violencia a las fuerzas policiales por lo que las fuerzas del orden tuvieron que responder a las agresiones.
Redacción Formato 21
Foto: AP

Compartir

Comentarios