El cuerpo nunca miente

El cuarto mandamiento –«Honrarás a tu padre y a tu madre», heredado de la moral tradicional– nos exige que honremos y queramos a nuestros padres, pero oculta una amenaza. El que quiera seguirlo pese a haber sido despreciado o maltratado por sus padres sólo podrá hacerlo reprimiendo sus verdaderas emociones. Sin embargo, el cuerpo a menudo se rebela, con graves enfermedades, contra esta negación y esta falta de reconocimiento de los traumas infantiles no superados.

Compartir

Comentarios