En un día claro se ve la noche

Andrés de Luna nos comparte los territorios emocionales y los espacios geográficos en los que Eros y Psique se unen para que los personajes ardan en el fuego de la carne y la imaginación.

Compartir

Comentarios