La matanza de San Bartolomé

Los católicos más extremistas no aceptan de buen grado la presencia de los protestantes. La madre del rey Carlos IX, Catalina de Medici, intentó enfrentar a la facción de hugonotes y por ello ordenó la muerte de Gaspard de Coligny, dirigente hugonote y consejero de su hijo; pero el fracaso de su conspiración llevó a que otros destacados protestantes franceses exigieran una investigación. Catalina convenció a Carlos IX para que mandara matar a todos los líderes hugonotes. Coligny se encontraba entre los primeros caídos. La masacre se extendió desde París a las provincias, y provocó el recrudecimiento de las guerras de Religión. La matanza de San Bartolomé desembocó en la cuarta guerra religiosa

Compartir

Comentarios