Si no está roto, rómpalo

En el pasado, el cambio tenía lugar paulatinamente. Nos dábamos el lujo de hacer proyectos a largo plazo y elaborar planes estratégicos con cierto grado de certidumbre. En la actualidad, el ritmo de cambio se acelera de forma exponencial y con tal rapidez, que es difícil hacer predicciones, incluso de corto plazo. Vivimos en un mundo nuevo e impredecible… Las reglas son diferentes…

Compartir

Comentarios