Para amar el arte

¿Podría ser suficiente pararnos frente al objeto artístico y esperar a que éste, diga algo? Y siempre lo hace: el punto es que los resultados suelen ser diferentes o incluso dispares para cada observador.

Compartir

Comentarios