Vidas adosadas, el miedo a los semejantes en la sociedad contemporánea

En lugar de celebrar que, hoy en día, las determinaciones humanas (como el cuerpo o el lenguaje) hayan quedado liberadas de los añadidos simbólicos, revelando a la vez el azar de fondo sobre el que descansan (y que nos iguala radicalmente), lo habitual será agitar el espantajo de las consecuencias catastróficas de la «crisis de identidades», como si las antiguas ideologías tuviesen el monopolio de cualquier vínculo social posible.

Compartir

Comentarios